testimonio

Me diagnosticaron cáncer de pecho, mama izquierda en el año 2011, con este diagnostico entendí que  ya no estaba completamente sana, estaba marcada por una enfermedad llamada cáncer. Ahora debo estar más pendiente de mi salud, que antes. Viviendo esta experiencia del diágnostico me sentí triste, desesperada, atacada, ignorante, frustrada.

Como en todo algo siempre sale bien y algo siempre sale mal, en mi caso lo malo fue que  me amputaron el pecho izquierdo, lo bueno todo el  resto de mi experiencia

Como toda experiencia dolorosa deja cambios en nuestra vida, ahora me siento feliz ayudando a los demás, y un sentimiento de amor invade mi vida.

Toda mi familia me apoyo, amigos fuera y dentro del país. Participe en la Fundación Edificando Vidas, El Salvador y sigo participando activamente y aprendiendo cada día más para servir a los que ahora inician el proceso.

Ahora sé  que no estoy sola, que soy capaz de hacer todo lo que me proponga,  todo esto con la ayuda de Dios. Los resultados los veo en el diario vivir.

Todos tenemos un propósito en este milagro que es la  vida, no malgastemos el tiempo que tenemos disponible. Siempre es el momento, AHORA. Además Dios está siempre con nosotros dirigiéndonos, solo debemos escucharlo y estar atento a las señales.